martes, 4 de julio de 2017

¿SOBRE QUIÉN O QUÉ ESTÁS RECOSTADA?




Hola… ¿Cómo están?
Ayer, en un momento del día, sentí que Dios hablaba a mi corazón estas palabras:
__ Tere, recostate en Mí.
Veamos juntas la definición:
Recostarse: Inclinar el cuerpo apoyándolo sobre algún sitio.
Recostarse en el pecho de Jesús trae descanso a nuestra alma tal vez abatida y a nuestro cuerpo quizás cansado. 
Me puse a pensar en la definición, justamente en la palabra inclinar. Y pensé en que nuestra vida debe inclinarse siempre ante la presencia de Dios; ante su gran amor, ante su majestad, su obediencia, su Palabra y su santidad.
Pero sin embargo, por el trajín diario, o por situaciones de años no resueltas, puede ser que nos vivimos inclinando ante el temor, la angustia, la falta de perdón, el cansancio, la soledad, la pelea, la incredulidad, otras personas, etc.
En mi caso personal, la palabra de ayer fue justo para mi vida, porque me sentía físicamente muy cansada; y Dios con su amor y compasión, nos sale al encuentro y por medio de su Santo Espíritu nos renueva, nos trae paz y bonanza.
Te invito en este día, a cerrar tus ojos y así puedas recostarte en la presencia de Dios, dejando que Él te hable, te sustente, te renueve y te acaricie con su amor, tu corazón.
Éxodo 33:14 Y Él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.
Es momento de despertar y comenzar a alabar a Dios, es momento de dejar nuestras cargas en sus benditas manos.
Mateo 11:28 Venid a Mí todos los que están trabajados y cargados, y Yo os haré descansar.
¡Bendiciones!