viernes, 12 de mayo de 2017

REFLEXIÓN DE UN VIERNES LLUVIOSO


¿Tenés un minuto para Mí?

Recuerdo el día cuando estaba tan atareada, cuando el ritmo tan acelerado que a veces nos toca vivir, no me dejaba detenerme ni un momento. Todo lo hacía corriendo, todo tenía que ser ya, todo me desbordaba.
Pero algo ocurrió en el medio de ese trajín, una voz suave y amorosa habló a mi corazón:
_ ¿Tenés un minuto para Mí?

De más está decirles que se me estremeció el corazón. Sabía que el Espíritu Santo estaba conmigo y que anhelaba tener un momento de intimidad a solas Él y yo.
Inmediatamente detuve mi mundo acelerado y con voz avergonzada le dije:
_ Perdón…. Señor, perdón.

Y entendí que a Dios no le interesa cuanto yo haga, sino que Él desea que primero me rinda a solas ante su presencia de poder y amor.

No sé cual es la situación que estás atravesando, ni el ritmo de vida que llevás. Pero quizás hoy Dios te esté diciendo:
_Amado, amada… ¿Tenés un minuto para Mí?

Juan 4:23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

¡Bendiciones!